“Carne de chancho”, de Sebastián Kirszner

“Carne de chancho” es una producción de La Pausa Teatral, interpretada por Luis De Almeida, escrita y dirigida por Sebastián Kirszner. El estreno será el domingo 9 de agosto a las 19:00 por streaming a través de www.teatrouaifai.com, lugar donde también se pueden adquirir las entradas. “Nace frente a la necesidad de seguir haciendo a como dé lugar”, sostiene su director.

El personaje de Dani Garber se va de su casa: abandona su rutina, su familia, el club y a sus amigos para encerrarse en una pensión de Constitución.  Se arma un canal de YouTube: «Carne de chancho”.  Es un musical que indaga sobre la identidad, el deseo y por cómo se vive la vida.

Difusión Teatro conversó con su director Sebastián Kirszner acerca del estreno, de los ensayos vía zoom, de la pandemia y de cómo será el regreso de los artistas a los escenarios.

 

¿El arte puede ayudar en este momento, y si es así cómo?

El arte siempre es un escape, una forma de sublimar, de transformar algo interior en algo íntimo con el otro. La gran pregunta es cómo hacer cuando esa actividad necesita de la respiración, del contacto, del «contagio» del otro.

¿Cómo nace la obra?

Carne de Chancho es una actualización virtual de una obra que estrenamos hace dos años en La Pausa Teatral: Goy, el musical. Nace frente a la necesidad de seguir haciendo, a como dé lugar algo que se parezca a nuestros viejos encuentros. Una excusa.

¿Cómo es un ensayo a distancia, vía zoom?

Nos volvimos bastante locos porque como es un musical hay cuestiones técnicas que se nos hicieron cuesta arriba. Ensayamos después de las 23, algo que de modo presencial no haría y cada ensayo fue un descubrimiento. Lo teatral se resignificó a otra cosa, una experiencia de actuación. Cuando volvamos a las salas lo primero que voy a hacer es desinstalar el Zoom.

 ¿Qué crees que sería importante como aporte para la recuperación del ámbito teatral? ¿Cómo imaginas el regreso de los artistas a los escenarios?

En principio armar muchas instancias de diálogos entre los hacedores y el gobierno porque sin ese apoyo las salas no sobreviven y sin salas no hay teatro. Todo el tema de los protocolos se está hablando, pero a mí me parece rarísimo. Prefiero esperar a que la pandemia pase para volver al teatro. Me cuesta imaginar tener que andar desinfectando la utilería para actuar, o los actores con tapa-bocas.

Es importante que se dé impulso a la ley de emergencia cultural, para poder proteger nuestras fuentes de trabajo, y los espacios donde nace esta magia. Mientras tanto, apoyar al gobierno nacional. Cuidarse y preservar la vida y salud.

La obra tiene música original de Pamela Sleiman, dirección coreográfica de Fabiana Maler, vestuario y escenografía de Luis de Almeida, fotografías de Daniela Giménez y asistencia de dirección y producción de Jimena Morrone.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *